Blog

Fiesta de Halloween en la mansión encantada del Árbol de Ayelén (3 noviembre)

Ven a disfrutar de una fiesta terroríficamente divertida en nuestra Mansión Encantada.
Será el sábado 3 de noviembre a las 17.30h en el Árbol de Ayelén.
Tomaremos una monstruosa merienda en la mejor compañía, con música y muchas sorpresas.
No olvides confirmar tu asistencia en reservasarboldeayelen@gmail.com.
La aportación será de 7 euros l@s adult@s y 5 l@s niñ@s (a partir de 12 meses).

ídice

Rosa Sensat

(…) El 1 de octubre de 1961 muere Rosa Sensat, maestra de la escuela pública que había proclamado la vida en las aulas.

Rosa Sensat era aquella niña de El Masnou que a los 10 años, huérfana de padre desde hace un año, prepara el examen de ingreso a la Normal de Barcelona. Quiere ser maestra. A los 12 estudia Magisterio en Barcelona y a los 15 ya ejerce en la escuela municipal de su pueblo. No deja de estudiar y apasionarse y se va a la Escuela Central del Magisterio, en Madrid, a seguir formándose. Los años en Madrid son fundamentales. Allí conoce a Francisco Giner de los Ríos y entra en contacto con la Institución Libre de Enseñanza. También estudiará en el Instituto Rousseau de Ginebra y viaja por Europa, pensionada por la Junta de Ampliación de Estudios, siempre aprendiendo.

Biografia-cast-1
Rosa Sensat durante una clase al aire libre.

En 1914 se convierte en la primera directora de la Escola del Bosc, primera escuela pública al aire libre. Para Rosa Sensat la escuela es un espacio de vida y libertad, considerando la primera etapa educativa como fundamental en la formación de ciudadanos libres. El aula debe ser un espacio familiar habitado por iguales que comparten, se ayudan y aprenden unos de otros. Ciencia sí, pero también juegos, canciones, la luz que deslumbra y maravilla. La vida como asignatura y el librepensamiento como único aprobado merecido de tener en cuenta. Lo de menos es memorizar, esclerotizar el cerebro para hacerlo sumiso a las órdenes.

Le encargarán el plan de estudios del Instituto de Cultura y Biblioteca de la Mujer de Barcelona para formar a mujeres obreras y amas de casa de clases media. La formación como instrumento de emancipación para formarse intelectual y profesionalmente y no depender de nadie.

Llega la II República. Le proponen dirigir el grupo Milà i Fotanals del Patronato Escolar de Barcelona, 1.200 alumnos y 40 profesores. Rosa Sensat tiene sesenta años y acaba aceptando entusiasmada, comprometida. Está en juego crear una escuela pública de calidad, igualitaria; está en juego la calidad democrática de una sociedad. Hay en su concepción de la educación mucho de acto de amor, si te sabes querido, si sabes querer, te haces mejor persona. Hacen falta maestros. Las bombas sepultarán el proyecto al grito de ¡Viva la muerte! de los que siempre suspendieron en la asignatura de la vida.

Acaba la guerra y Rosa Sensat, roja separatista en los archivos de la Comisión Superior Dictaminadora de Expedientes de Depuración, será enterrada en el silencio y se le negará la paga de jubilación. Vivirá 18 años en el fangal de un país en ruina moral hasta morir, con 88 años, el 1 de octubre de 1961. Otros, Marta Mata a la cabeza, recogieron su legado. Ahora, otros, vuelven a lanzar bombas sobre las escuelas. Ahora las bombas se llaman recortes y te destrozan por dentro.

Texto de: “Catálogo de decisiones y fragilidades”, de Toni Álvaro, editorial El Lokal, 2016, pp. 240-241

“Cuentos de animales” con La Colasa, 5 de octubre

Historias de animales con rimas para todos los públicos

Esta propuesta integra la narración oral, junto con la participación del público. Nos basamos en el juego y la creatividad con los cuentos. Contamos con títeres, objetos, canciones y sobre todo con vosotrxs.

Precio: 6€ por 1 niñx (+ 1 acompañante)
Adultx extra: 4€

Lugar: El Árbol de Ayelén – Torres de la Alameda

Necesaria inscripción previa en reservasarboldeayelen@gmail.com

índice

Comienza nuestro séptimo curso

El calor del verano nos ha regalado el don de disfrutar en familia, reír en otros paisajes, reconocernos en otras miradas que habitan territorios distintos al que habitamos día tras día, nuestros pies dejaron huella en campos , montañas, playas y rocas, regalándonos historias que solo se pueden ver cuando cerramos nuestros ojos y nos sumergimos en el universo de los sueños…índice.jpg

Es el momento de dar paso a un nuevo comienzo en el Árbol de Ayelén que nos espera con la alegría de saber que cada rincón se llenará de sonrisas, cantos, juegos, mundos fantásticos, compañerismo, ideas…

El verano nos ha calentado el alma y ha hecho que los frutos que brotaron en primavera renueven las energías para seguir creciendo. Así que vamos juntos y juntas tomadas de la mano en sincronía con las estaciones danzando por el buen venir de este año que la vida nos ofrenda.

Varias fechas y lugares de presentaciones del Árbol de Ayelén en septiembre

Estamos a punto de empezar un nuevo curso, con nuevas incorporaciones, con nuevos aprendizajes y juegos, y toda la atención y el respeto a lxs pequxs.

Tenemos varias presentaciones estos días para poder conocer el proyecto y cómo funciona.

  • domingo, 2 de septiembre, 12.00 h. En Keiki, C.C. Peñas Albas, Avda. España, 1, Villalbilla
  • martes 4 de septiembre, 19.00 h. En La Sostenible, C/ Vaqueras, 4, Alcalá de Henares
  • jueves 13 de septiembre, 18.00 h. La Colectiva, C/ del Carbono, 32, Torrejón de Ardoz.

ayelensep

Tenemos plazas disponibles para el curso que viene

6 años son los que el Árbol de Ayelén lleva en pie: raíces cuidadas, profundas y nutridas, tronco firme, follaje espeso, luminoso y diverso. Ya ha echado frutos. Y tienes flores de colores.

Nos da una agradable sombra, bajo la cual, los juegos, las vivencias y las emociones se enredan con la tierra.

Nos arrulla con la música de sus ramas y con el trino de sus pájaros, acompañando las aventuras y los placeres de lxs más pequeñxs.

Nos protege de esas lluvias tormentosas que, en algún momento, se dan cuando a dos (o más) les cuesta ponerse de acuerdo.

Y desde sus ramas más altas, nos permite ver el horizonte. Allá hacia donde queremos caminar. Con una sonrisa, porque su nombre Ayelén, quiere decir justamente eso, una luminosa sonrisa.

Y ahora este Árbol necesita savia nueva.

¿Te vienes?

índice

Obi y su arbolito.

[Hace un año una de las ramas de nuestro árbol se rompió. Hoy publicamos esta carta que nos envió su madre en la que nos habla sobre Obi, Ayelén, ella misma, el amor y la vida]

Cuando decidí llevar a mi hijo Obi al Árbol de Ayelén, no pensé en que fuera un adulto creativo y con herramientas para enfrentarse a la vida. Instintivamente buscaba un lugar donde él estuviera tranquilo y fuera feliz mientras yo buscaba la manera de ganarme la vida. Recuerdo el primer día que fui a observar cómo discurría la vida en El Árbol de Ayelén. Me quede enamorada de aquel lugar, en la naturaleza con caballos corriendo libres alrededor, la montaña al lado y sobre todo del trato que les daban las acompañantes a lxs pequeñxs; sin voces, ni gritos, tan natural como el entorno mismo. En aquel lugar se respiraba paz y yo quería eso para mi hijo. Así que buscando esa paz Obi entró en Ayelén, pese a la negativa de mi familia de profesores de la escuela pública que no consideraban que este tipo de educación fuera una buena influencia para él.

Al principio le costó ir porque Obi nunca quería ni quiso separarse de mí, pero después ya fue fácil que pasara el día en el espacio con mi presencia allí en la adaptación y el amor de las acompañantes. Muchos recuerdos de esta época. Recuerdo hacer el recorrido por la granja de su tierna manita hasta llegar a la cabaña hablando de cualquier cosa mientras la brisa acariciaba nuestras caras, y ver pasar las estaciones en este recorrido, las heladas invernales no eran tan frías allí, la lluvia era tan bella que nos poníamos debajo a mojarnos, el calor del verano era divertido y olía a vacaciones.

Recuerdo todas esas fiestas y excursiones que hacían de la vida una fiesta continua, sin el aburrimiento de la rutina, con una tribu de amigxs para jugar, con unas mamás y papás entrañables y divertidos para intercambiar un montón de risas y lágrimas también si surgían. Recuerdo esas reuniones de autogestión a veces tensas también de horas y horas, mientras nosotrxs divagábamos mentalmente y nos acalorábamos en discusiones, se les veías a ellxs a lxs peques jugar alrededor siendo niñxs de verdad, jugando y riendo, ensuciándose y disfrutando de la vida. Pienso que Obi fue muy feliz en su arbolito.

f975a-merienda2bfrancc3a9s.jpg

No sé cuánto tiempo estuvimos soy muy mala para hacer cuentas pero luego Obi lamentablemente un noviembre después de un Halloween fue diagnosticado de un cáncer raro. Tuvimos que salir de este entorno y aislarnos por los tratamientos de quimioterapia, el hospital fue su nuevo hogar. Fue duro cambiar de un espacio no directivo al ambiente hospitalario, donde todo el mundo habla a voces, donde el voluntariado irrumpe en tu habitación y sin preguntarte cómo estás te dicen ¡venga vamos a jugar! a gritos. Donde hay una aula escolar donde intentan por todos los medios que vallas aunque te acaben de operar de un tumor cerebral, y que no pierdas el curso aunque tu futuro sea incierto totalmente.

Obi nunca se encontró bien en este ambiente, quizás por el bagaje que poseía, nunca se adaptó, salvo con determinadas personas y prefería quedarse en su habitación con sus juegos, y su mami, y yo claro se lo respetaba totalmente. Él siempre fue ejemplar en su enfrentamiento al monstruo que llevaba dentro. En el hospital sólo decían que era un niño super bueno; pero en ese genérico estaba: que llevó su enfermedad con una madurez increíble, una valentía, un saber estar, y una sonrisa siempre. Aunque no pudiera caminar siempre buscaba lo positivo y seguía jugando como podía y con lo que podía. Obi sin ser un adulto se enfrentó a una batalla durísima como un héroe, ¿se puede educar a un niño para enfrentar la prueba más dura de la vida, su propia muerte? Yo pienso que si.

Mi prima me dijo un día, tienes que estar orgullosa de la educación que has dado a tu hijo, porque es un niño maravilloso. Nadie nunca me había dicho esto porque a veces parece que cuando nuestros hijos y hijas hacen cosas de las que nos sentimos orgullosas es porque son así sobre todo en opinión de los demás. Creo que hay una parte que es de ellxs pero también hay una educación y en la educación de OBi estoy yo como madre y su familia pero en gran parte también está El árbol de Ayelén. En este caso, el trabajo de Marta y Elena sus guías de camino, lo que nos han enseñado y el amor con el que nos han tratado, el trabajo de las otras madres y padres que luchan con honestidad para que el proyecto salga adelante y corregir los errores para que estos niños tengan a todos los niveles lo que necesitan. Y sus compañerxs porque no decirlo, sus amigxs, grandes personas.

Obi estaba educado para afrontar cualquier cosa en la vida y demostró que estaba preparado incluso para lo peor. Yo estoy orgullosa de él, de mí, de su familia, de sus amigxs y de su Árbol de Ayelén. Obi no tubo futuro, pero tuvo un presente maravilloso, gracias a este tipo de espacio tuve el privilegio de estar día a día con mi hijo ver cómo se integraba, observar sus primeros juegos en sociedad, como solucionaba sus conflictos, como aprendía, sus dudas, sus intereses, su frustración, su alegría, ver ese ser increíble crecer día a día, compartir mucho tiempo con él, sin prisas, respirar todo ese amor, que ahora es lo único que me queda, pues Obi falleció por su enfermedad después de dos años de lucha.

Él ya no está en esta dimensión, pero a mí me quedan todos esos recuerdos. Tomé la mejor decisión posible de llevarle a Ayelén y mi familia que estaba en contra ahora se ratifican en que hice lo mejor porque no teníamos tiempo y el que teníamos lo aprovechamos a tope. Mi gran reflexión es que no sabemos qué va a pasar en el futuro, pero lo importante es vivir el presente con nuestrxs hijxs y disfrutar de ellxs, y que ellxs vivan felices en el día a día en un ambiente respetuoso donde el amor sea lo más importante. Porque todo va a pasar y el presente es lo único que tenemos, eso es lo que hay que aprender, entonces vivamos el presente con la máxima atención y consciencia. Y esto en lo que a educación se refiere solo es posible en espacios de educación viva como el Árbol de Ayelén. Muchas gracias a todos los que integráis y habéis integrado el proyecto, el amor por Obi es lo que me unió a vosotros y es algo que siempre tendremos, porque he aprendido muchísimas cosas de él, pero lo más fundamental es que dar y recibir amor es lo mas importante en la vida.

Eternamente agradecida.

Ana, mamá de Obi.