Semillas, brotes y frutos: proyectos educativos autogestionados en el valle del Henares

El día 7 mayo tuvimos el placer de compartir espacio varios 9 proyectos educativos autogestionados en la mesa que tuvo por título “Plantando semillas”.
Prometía. Prometía mucho. Pero esta mesa superó con creces cualquier expectativa. 

En la primera sesión de esta mesa, empezamos con lxs más chiquitines. Desde el proyecto Mi mamá de día, nos relató la importancia de los ambientes preparados en casa: organización de los espacios de juego, de sueño, de alimentación y de higiene. Un hogar para adultxs y peques de verdad. Y es que cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo del niñx, como dice María Montessori. Y si hay algo importante para lxs más pequeñxs, eso es el juego. El proyecto Gaia, nos mostró como la única manera de aprendizaje posible es a través del juego, y por ende, del placer. Un juego que va de dentro a afuera y que sale de forma natural. La Tortuga, recordó la importancia del movimiento en lxs niñxs y cómo su felicidad va de la mano de esta necesidad, desarrollando así su independencia, confianza y autoestima. Movimiento con presencia. Desde Las Ardillas nos relataron como los pequeños animales (pollitos, gallinas, conejos…) podían ser la mejor oportunidad para que lxs peques asumieran el cuidado del otro, la responsabilidad e incluso sirvieran para empezar a experimentar qué es la muerte y la pérdida, recordándonos el lugar que ocupamos en la naturaleza. Espacio Borboleta nos habló sobre unos de los denominadores comunes de todos los proyectos: la resolución de conflictos. Los conflictos, que siempre se van a dar, se acompañan desde  lxs adultos con una mirada sin juicio, un acompañamiento respetuoso de las emociones y un dejar que lxs peques encuentren sus propias soluciones, haciendo de espejo para que lxs peques se sientan valoradxs, escuchadxs…



En la segunda sesión, empezamos hablando de la necesidad de estar fuera de espacios cerrados. El Árbol de Ayelén nos abrió las puerta a la necesidad de naturaleza en mayúscula, a la tierra, a la lluvia y a las posibilidades ilimitadas que esta nos ofrece, así como de la necesidad vital de lxs niñxs de estar en contacto con ella, recordándonos como la naturaleza es el escenario perfecto ya preparado, que genera autorregulación y colaboraciones entre edades.  Espacio Voltereta apeló a ese 80 % del tiempo que lxs niñxs pasan con sus familias y a la necesidad de realizar un trabajo profundo en el seno de las familias. Desde esta realidad, defienden un acompañamiento mixto (profesionales de la educación activa y familias) en el espacio como única manera de conseguir una responsabilidad educativa, generando así un lugar donde nutrirse, transformarse y crecer.. Con Kabú reflexionamos sobre el trabajo que hacemos continuamente las adultas y los adultos sobre nuestros miedos, sobre nuestrx niñx interior, sobre nuestros límites,… para acompañar con amor a nuestrxs pequeñxs desde el ejemplo, y sobre la necesidad de querernos y ser felices para que nuestrxs peques espejeen con nosotrxs, y sean felices. Y ya para terminar, el proyecto Apita nos trajo al debate los miedos de las familias cuando se incorporan a un proyecto de educación libre, miedos a la desescolarazaicón, al ¿aprenderán?, ¿estaré equivocadx?…haciendo mención a la liberación que supone para lxs peques que les dejemos dedicarse a su tarea principal: el juego.

No podemos dejar de hacer especial mención a Reevo, quién moderó y condujo esta nutrida mesa.

Reflexión, emoción, y aprendizaje que durante tres horas disfrutamos todxs lxs asistentes y también lxs más pequeñxs en el espacio preparado para peques.

Ya después de comer, Irene García, periodista e integrante de la cooperativa Pandora Mirabilia, nos presentó este proyecto formado por mujeres con mirada feminista e interdisciplinar. Su trabajo tiene que ver por ejemplo, con estudiar cómo los medios de comunicación tratan la sexualidad o el amor, con talleres sobre cuidados, corresponsabilidad o ecofeminismo. Pero el momento álgido para peques y no tan peques, llegó de la mano de Raíz Creativa. Toño, que con su presencia, su voz y su energía, le puso alma y corazón a dos de los relatos de Un Cuento Propio. Historias para escuchar, heroínas por descubrir, un hermoso proyecto que visibiliza la historia de las mujeres ofreciendo nuevos referentes para niños y niñas.

Y ya para acabar, y tras un refrigerio, disfrutamos gracias a Reevo de un interesante debate tras el visionado del documental “Enséñame pero bonito”. El primero del ciclo cine-debate sobre educación del que os mantendremos puntualmente informados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s